Estados Unidos ordena cerra 80 sitios web de un operador turistico

El Gobierno de Estados Unidos ha ordenado a el registrador de dominios ENOM, cerrar ilegalmente, sin previo aviso, unos 80 sitios pertenecientes a un operador turistico británico por vender, entre otros destinos, viajes a Cuba.

Como parte de este abuso contra una empresa extranjera, que no tiene operaciones en Estados Unidos, la OFAC dispuso que el nombre de dominio sea borrado de los ROOT Servers, como se lista a continuacion.
Dominios Buscado: cuba-hemingway.com.

A.GTLD-SERVERS.NET [192.5.6.30] returned an authoritative response in 47 ms: Queried domain does not exist

B.GTLD-SERVERS.NET [192.33.14.30] returned an authoritative response in 188 ms:Queried domain does not exist

Y asi en todos los root servers.

Pero en enom la informacion es:

nameserver: NS2.DIGITALPANORAMA.NET
NS1.DIGITALPANORAMA.NET

En todo caso la empresa que Dio de baja seria Verisign la cual administra los dominios .com .net .cc .tv , con informacion hacia enom.

La información ha sido revelada por el diario The New York Times en una articulo publicado este 4 de marzo que señala cómo la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento norteamericano del Tesoro ha obligado a la firma norteamericana «eNom» a cancelar todos los sitios de internet del negociante inglés Steve Marshall.

Marshall vive en España y vende viajes a varios países, incluyendo a Cuba, a clientes exclusivamente europeos. Sus sitios, en ingles, francés, italiano y español, existen desde 1998. Varios de ellos, tales como www.cuba-hemingway.com, www.cuba-havanacity.com, www.ciaocuba.com y www.bonjourcuba.com, presentan varios aspectos de la cultura cubana a eventuales viajantes.

El negociante no mantiene vínculo alguno con Estados Unidos aparte de haber tenido la ingenuidad de confiar en una firma norteamericana para albergar sus sitios web.

«Un día llegamos a trabajar y vimos que no había entrado reservación alguna», contó Marshall al New York Times. «Pensamos que era un problema técnico».

La realidad era otra: los sitios del negociante inglés habían sido inscritos en la lista «negra» de la OFAC, la gestapo comercial del gobierno norteamericano contra Cuba.

Marshall cuenta que la firma eNom le confirmó la noticia cuando se comunicó con sus oficinas de Bellevue, en el Estado de Washington. Sin embargo, esa compañía norteamericana se negó, con tremenda prepotencia, a entregar al turoperador los nombres que siempre usó.

Marshall se encontró entonces obligado a crearse una nueva serie de identidades web para salvar sus operaciones.

UNA INTERVENCIÓN TOTALMENTE ILEGAL

El empresario dijo al Times no entender cómo es posible que unos sitios web que son propiedad de un ciudadano británico, a través de una agencia de viaje española, sean intervenidos de esa manera por la ley norteamericana.

Charles S. Sims, un abogado consultado por el diario neoyorquino, comentó: «Los Estados Unidos pueden, por cierto, criminalizar el gasto de dinero en Cuba, pero no tienen propiamente jurisdicción alguna sobre sitios web extranjeros que no están dirigidos a Estados Unidos y que son legales bajo leyes extranjeras».

Para Susan Crawford, profesora de la Universidad de Yale y considerada como una autoridad en temas de Internet, la intervención de la OFAC es escandalosa.

«La forma con la cual comunicamos hoy es a través de nombres de dominios y el Departamento de Tesoro no debería interferir con nombres de dominio tal como no interfiere en líneas de telecomunicaciones».

EL MAS RECIENTE ABUSO DE UNA LARGA SERIE

La intervención de la OFAC con el negocio de Steve Marshall es sólo la última de una larga serie de actos similares de parte del organismo federal norteamericano que afecta a la mayoría de sus empleados a atacar a Cuba.

La agencia gubernamental estadounidense supuestamente encargada de «bloquear las fuentes financieras de los terroristas», tiene solamente cuatro empleados a tiempo completo investigando la fortuna de sospechosos de terrorismo mientras 24 de sus funcionarios se dedican a perseguir a los ciudadanos que se atreven a viajar a Cuba y a detectar supuestas violaciones del bloqueo contra la Isla.

El año pasado, la OFAC forzó el banco austriaco BAWAG, adquirido por el consorcio norteamericano Cerberus, a cerrar las cuentas de un centenar de sus clientes por haber nacido en la Isla caribeña.

Unos meses antes, el banco canadiense Scotia Bank, «inspirado» por la OFAC, había anunciado, a través de su sucursal de Jamaica, que no brindaría más sus servicios de transacciones monetarias en dólares de EE.UU. a Cuba.

El Hotel Scandic Edderkoppen Oslo, Noruega, adquirido en el 2006 por la estadounidense Hilton Hotels Corp., negó entonces la estancia en sus habitaciones a miembros de una delegación de 14 cubanos que viajó a Noruega para participar en una feria de turismo.

El día 3 de febrero de ese mismo año, la delegación empresarial cubana que participaba en la Cumbre Energética Cuba-EE.UU., celebrada en México D.F., fue expulsada del hotel María Isabel Sheraton, propiedad de la firma norteamericana Starwood Hotels and Resorts Worlwide, por orden de la OFAC.

El record de los abusos de la OFAC en contra de firmas que NO son norteamericanas ocurrió en mayo del 2004 contra la Unión de Bancos Suizos (UBS) que recibió una multa de $100 millones por autorizar a Cuba y otros países a sustituir por su intermedio billetes de dólares en mal estado.

El último «show» de intimidación de la policía anticubana de Bush ocurrió hace unos días cuando multó el Bank Atlantic de Miami por autorizar una transacción bancaria supuestamente vinculada con Cuba.

En el 2004, un total de 77 compañías, instituciones bancarias y ONGS de diversas partes del mundo fueron multadas por acciones consideradas violatorias de las regulaciones del bloqueo. El monto de las multas aplicadas por violar solamente el bloqueo contra Cuba fue de 1 millón 262 mil dólares.

De las entidades multadas, 11 son empresas extranjeras o subsidiarias de compañías norteamericanas radicadas en terceros países, como México, Canadá, Panamá, Italia, Reino Unido, Uruguay, Bahamas e Indias Occidentales Británicas (Anguila). Otras siete, como Iberia, Alitalia, Air Jamaica, Daewoo y el Banco de China, fueron sancionadas alegándose que sus filiales en los Estados Unidos violaron determinadas disposiciones del bloqueo contra Cuba. Ocho de ellas pagaron multas superiores a 50 mil dólares.

Entre las multas más significativas impuestas en el 2004 destacan:

• Alpha Pharmaceutical, Inc.; ICN Farmacéutica S.A. de C.V.; Laboratorios Grossman, S.A., radicadas en Panamá y México D.F. – 198 mil 711 dólares por la importación y exportación de mercancías desde y hacia Cuba entre 1998 y 2003;

• Trinity Industries de México, S.A. de C.V., radicada en Ciudad México, México – 55 mil dólares, por la venta de mercancías destinadas a Cuba y el financiamiento de su transportación en 2001;

• Chiron Corporation Ltd., en nombre de Chiron S.p.A. y Chiron Behring GmbH, sita en Emerville, California, EE.UU. – 168 mil 500 dólares por la exportación de vacunas a Cuba en el período 1999-2002;

• Daewoo Heavy Industries America Corp., con sede en Suwanee, Georgia, EE.UU. – 55 mil dólares, por la exportación de mercancías destinadas a Cuba en 1999.
En los primeros cuatro meses de 2005, cinco entidades fueron sancionadas por la OFAC con multas – 1 banco, 3 empresas y una organización no gubernamental. Entre ellas, se incluye la Compañía Martinair Holland N.V.dba, Martinair USA, con sede en los Países Bajos, multada con 6 mil 300 dólares por haber prestado servicios de viajes sin contar con licencia y por transferencia de fondos en el año 2003.

La disminución de las multas de la OFAC a instituciones en el primer cuatrimestre de este año, en comparación con las 42 sancionadas civilmente en la misma etapa del año 2004, no es el resultado de una flexibilización en la aplicación de las medidas del bloqueo; por el contrario, se deriva del terror y por tanto, del desestímulo provocado en las actividades del sector empresarial con relación a Cuba.

Articulo escrito por
Jean-Guy Allard / laRepublica.es
Datos Adicionales
John Stewart/Stewart.es